Книга притчей Соломоновых, глава

El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, Y cualquiera que por ellos yerra no es sabio.

Como rugido de cachorro de león es el terror del rey; El que lo enfurece peca contra sí mismo.

Honra es del hombre dejar la contienda; Mas todo insensato se envolverá en ella.

El perezoso no ara a causa del invierno; Pedirá, pues, en la siega, y no hallará.

Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; Mas el hombre entendido lo alcanzará.

Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, Pero hombre de verdad, їquién lo hallará?

Camina en su integridad el justo; Sus hijos son dichosos después de él.

El rey que se sienta en el trono de juicio, Con su mirar disipa todo mal.

їQuién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, Limpio estoy de mi pecado?

Pesa falsa y medida falsa, Ambas cosas son abominación a Jehová.

Aun el muchacho es conocido por sus hechos, Si su conducta fuere limpia y recta.

El oído que oye, y el ojo que ve, Ambas cosas igualmente ha hecho Jehová.

No ames el sueño, para que no te empobrezcas; Abre tus ojos, y te saciarás de pan.

El que compra dice: Malo es, malo es; Mas cuando se aparta, se alaba.

Hay oro y multitud de piedras preciosas; Mas los labios prudentes son joya preciosa.

Quítale su ropa al que salió por fiador del extraño, Y toma prenda del que sale fiador por los extraños.

Sabroso es al hombre el pan de mentira; Pero después su boca será llena de cascajo.

Los pensamientos con el consejo se ordenan; Y con dirección sabia se hace la guerra.

El que anda en chismes descubre el secreto; No te entremetas, pues, con el suelto de lengua.

Al que maldice a su padre o a su madre, Se le apagará su lámpara en oscuridad tenebrosa.

Los bienes que se adquieren de prisa al principio, No serán al final bendecidos.

No digas: Yo me vengaré; Espera a Jehová, y él te salvará.

Abominación son a Jehová las pesas falsas, Y la balanza falsa no es buena.

De Jehová son los pasos del hombre; їCómo, pues, entenderá el hombre su camino?

Lazo es al hombre hacer apresuradamente voto de consagración, Y después de hacerlo, reflexionar.

El rey sabio avienta a los impíos, Y sobre ellos hace rodar la rueda.

Lámpara de Jehová es el espíritu del hombre, La cual escudriña lo más profundo del corazón.

Misericordia y verdad guardan al rey, Y con clemencia se sustenta su trono.

La gloria de los jóvenes es su fuerza, Y la hermosura de los ancianos es su vejez.

Los azotes que hieren son medicina para el malo, Y el castigo purifica el corazón.